Bochica PDF Imprimir E-mail
Escrito por Ewa Kulak   
Lunes, 04 de Febrero de 2008 05:00
La tradición juega un papel muy importante en la cultura colombiana, sobre todo en las actuales comunidades indígenas cuyas costumbres poco tienen que ver con las tradiciones cristinas. Una de estas tradiciones que encontré en una fuente que parece fidedigna y seria cuenta la historia de uno de los dioses más importantes de los Chibchas que habitaban la zona del altiplano cundiboyacense. De todas formas, en mi oponión, la historia contiene demasiadas conincidencias con la religión católica, algo que parece poco probable debido al hecho de hablar de una cultura totalmente diferente de la nuestra y la época mucho más antigua de la llegada de los españoles cristianos a las tierras americanas.

BochicaEl mito cuenta que en los tiempos remotos cuando todavía la Luna no acompañaba a la Tierra en la meseta colombiana vivía el pueblo Chibcha. Vivían en una tierra pródiga que sin mucho esfuerzo daba dos cosechas al año. Los Chibchas se desarrollaron muy rápido y pronto olvidaron de sus dioses.

Dejaron de trabajar, peleaban mucho entre sí y solo se ocupaban de los placeres. En esta situación, Chia, la diosa de la noche, pidió un fuerte castigo para ellos, pero Suá, el Sol y Bachué, la Naturaleza, decidieron darles otra oportunidad. Soplaron sobre la Tierra y engendraron una parte de su deidad en el vientre de una mujer pura y hermosa, esposa de un artesano. De este soplo divino nació un niño al que llamaron Bochica, hijo del Cielo.

Bochica creció como un dios civilizador de los indígenas, muy parecido al dios peruano Manco-Capac y el mejicano Quetzalcoatl. Les enseñó a los indígenas a sembrar, a fabricar casas, a tejer en algodón y el fique, a cocer el barro y hacer ollas, a construir redes para coger los peces en los lagos y en los ríos, a fabricar arcos y flechas para cazar en los bosques, les dio el calendario, códigos de respeto, de convivencia y les enseñó a amar los dioses.

Cuando el pueblo empezó a vivir tranquilo, Bochica desapareció. Pero no había pasado mucho tiempo, cuando los Chibchas volvieron a sus malas costumbres. Para castigarlos los dioses enviaron una sequía tremenda y luego una inundación. Cuando las aguas bajaron, los pocos sobrevivientes vieron llegar entre la bruma que se levantaba al amanecer, un anciano de larga barba que caminaba ayudándose con un bastón.

Bochica otra vez se ocupó de su amado pueblo. Le regalo el fuego que secó sus ropas, que cocinó sus alimentos, que les calentó en las noches… y se quedó con ellos. Cuando sintió que se le acercaba la muerte, se escondió en la montaña.  

Después de la muerte del dios ocurrió algo increíble. El monte empezó a emanar un brillo profundo como el fuego que Bochica había entregado a sus hombres después del diluvio. Las piedras brillaban, pero no de color rojo, sino verde como la selva y como el agua de la laguna. Este era el alma de Bochica y su tumba se había transformado en un inmenso depósito de esmeraldas.

Esta es la historia del Bochica, un anciano de barba larga y blanca, de piel blanca y ojos azules, envuelto en una manta grande que lo cubría hasta los pies y con una varita de oro en la mano que sacrificó su vida para darles lo mejor a su amado pueblo Chibcha y para quedarse en su memoria para siempre.

Última actualización el Martes, 08 de Febrero de 2011 05:34
 

Actividad reciente

Reciente
Leído
Popular
Facebook
Tweets
 

Novedades Literarias

Artículos recientes

 

Design Expresión Viva. Potenciado por Joomla!. Valid XHTML and CSS.

@Expresionviva Facebook Expresión Viva
 
 
 
@Expresionviva Facebook Expresión Viva